Lectura y Escritura

Una pluma azul

 

Poemas de Ricardo Fernández Moyano

 

Página principal

 

Sobre el título

 

Personajes

 

Proyectos didácticos

 

Obras literarias

 

Recursos y servicios

 

Links

 

Artículos

 

Agenda

 

Mensajes

 

 

 

Ricardo Fernández Moyano es poeta, artista plástico y docente. Vive en Zaragoza, España.

Amigo fiel de Una Pluma Azul, nos ha enviado sus poemas para engalanar este espacio.

Más abajo encontrarás el medio de comunicarte con él y de adquirir sus obras.

Te invito a descubrir su blog

 

CARTA DE AMOR

Enredado a ti,
a tu serena belleza inexpugnable,
elevado a las abismales cumbres
de tus ojos
de tu risa me alimento.
No hay otra luz en mis tímpanos
dormidos,
ni otra voz sacia mis huesos.
Tiembla tu niña en mis venas
y la temprana sed de tu recuerdo
enciende las cenizas insaciables
de mi sangre y tus besos.
Me duermo en el hueco de tu sonrisa
y abrazado a tu nombre vivo enredado a ti.


De “TRAS LA HUELLA DEL TIEMPO” publicado por la Diputación Provincial de Albacete en 1996
 


FUEGO DE AMOR

Me miraste intensamente
como la luna mira al mar,
tus ojos me hablaron de la noche
de las horas fugaces y de las rosas.
Acariciaste mi alma de fuego
con suaves dedos de espuma,
el silencio se hizo eterno
y la noche ocultó tu sonrisa,
mientras en el labio ardiente
morían deseos inconfesables
y lejanos.


De “TRANSPARENCIAS” publicado por la Editorial DEVENIR de Madrid en 2002



Por qué tengo que ser
siempre yo, cegado de amor,
quien llame a tu puerta
con el sigilo del deseo.
Por qué tengo que ser
siempre yo quien se deslice incansable,
hasta esponjar tu corazón de hiedra.
Así quedo a la espera
de que seas quien
llame de nuevo a mi puerta.
Puede que en soledad
haya muerto en la sombra,
ahogado en un mar de quimeras.



Del libro inédito “LUZ EN LA CENIZA”





He aprendido en tus brazos que la vida
no es tropezar mil veces en una piedra,
caer, levantarse una y otra vez cada día
en el espejo silencioso de tus ojos,
dejarme mecer por el mar cada noche
y dormir al arrullo de tus sueños.

Levanté la cabeza para mirar al sol
elevarse sobre el negro horizonte,
descubrí tu mirada frente a la mía
como único y ensoñador paisaje
y mis ojos se quemaron de pasión
ante el fuego inmortal de tus pupilas.


Del Libro inédito “ESTRATEGIAS DE SUPERVIVENCIA”



TU LUZ (*)

                                                  Mancha la luz tu luz.
                                                 Ángel Guinda


Tu cuerpo es una isla,
muralla de escala insalvable,
fosa de inquietante ternura
donde anida la magia de la luz.
Tus ojos las ventanas de lo cierto,
tus brazos remos para mis zozobras,
tu boca nido de mi aliento
y tu voz guía de mis pasos.

No hay más luz que tu luz.



(*) Poema premiado en la X Muestra de Poesía Picarral de Zaragoza.

Del libro inédito “ESTRATEGIAS DE SUPERVIVENCIA”

 

EN CALMA

                              I

Hace tanto que no ha llorado

que olvidó el frescor de la lágrima,

el húmedo tacto en su piel,

la suave caricia de la gota

mejilla abajo deslizándose.

 

La vida secó su inagotable fuente

donde manaba la ternura,

el sopor se hizo insoportable

y la noche se apoderó de su luz

deshaciendo preciados deseos.

 

 II

Existe un lugar en mitad de la tormenta

donde siempre puedes encontrar la calma,

una brizna de cálida ternura

en el rincón oscuro de la nieve.

 

Un lugar olvidado en el vientre

del huracán feroz de la rutina

donde evocar un destello de paz

                              extasiado ante el mar y su belleza

 

 

11 DE SEPTIEMBRE DEL 73

 

 

                              Veintiocho años después del gran crimen,

un crimen más atroz y sangriento,

pájaros de gris acero golpearon

con fuego al ídolo de pies de barro,

la ciudad se estremeció incrédula,

un alud de pétreas y sombrías miradas

inundó el aire con el pavor de la ausencia

y una luz vaporosa color miel y ceniza

atravesó la dura mortaja del silencio.

Yo lloré aquella tarde de septiembre

en la que Allende murió por Chile

y todas las libertades sucumbieron.

Hoy sólo quedan gritos amargos

donde ayer dominara la prepotencia

y la certeza de que no hay castillo

inexpugnable ni insondable ciénaga.

 

 

Más sobre él en la sección HAIKU

 

Webmaster: Megoty

Política de Privacidad