Lectura y Escritura

Una pluma azul

 

  "Poemas para soñar" ®  Año 1999     

Proyecto de escritura de poemas en la escuela secundaria

Por: Verónica Wiedrich

 

Página principal

 

Sobre el título

 

Personajes

 

Proyectos didácticos

 

Obras literarias

 

Recursos y servicios

 

Links

 

Artículos

 

Agenda

 

Mensajes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te presento

Andanzas

mi libro de relatos de viaje en moto por Argentina

 

"A nadie te pareces desde que yo te amo"

(Pablo Neruda)

 

Este fue un proyecto muy lindo realizado en 9° A y B, que nos dio gran placer tanto a los chicos como a mí. Surgieron hermosos poemas, en los que ellos dejaron escurrir todas sus carencias y necesidades, algunas muy dramáticas. (Como en los otros, tampoco incluyo metas de logro, contenidos, etc., pero las actividades que llevamos a cabo podrán darte una idea del trabajo que implicó el Proyecto).

Fundamentación

 

Si hay un aspecto al que -creo- el área de la Lengua no suele prestar la debida atención en la escuela, es el desarrollo de las capacidades y posibilidades creativas de los estudiantes. Quienes se animan a expresarse, temen “mostrarlo” y  no les damos el espacio ni la oportunidad  para hacerlo. A quienes no se animan,  no los motivamos.

Frente a la fuerte necesidad de expresarse creativamente que sienten los adolescentes, creo que lo mejor es prestarles el espacio y las condiciones para que esa creatividad pueda desarrollarse y proponerles una forma de que alguien reciba su expresión y pueda comprenderla y valorarla. A esto precisamente apunta el producto final esperado de este proyecto:  un libro de poemas para obsequiar a la escuela.

En esta etapa, el adolescente aprecia el mundo de manera egocéntrica  y prefiere la poesía para hablar de su mundo interior (emociones, sufrimientos, frustraciones, infancia, amor, etc.).

Este tipo de proyecto puede ayudarlos a valorarse y conocerse  a sí mismos, a perfeccionar su escritura, a liberar tensiones, a sentirse escuchados, a paliar el aburrimiento, a despertar  su fantasía y a descubrir el valor de la palabra.

Pretendo que descubran toda la riqueza y las posibilidades del lenguaje y para ello intentaré crear una actitud de asombro frente a él.

 

Actividades

 

 

n     Lectura de poemas.

n     Análisis de poemas.

n     Audición de poemas recitados.

n     Juegos con el lenguaje: juego de las confesiones de un objeto preferido,  juego del cadáver  exquisito.

n     Lectura expresiva de frases poéticas y poemas.

n     Escritura de metáforas, comparaciones y personificaciones.

n     Escritura de textos poéticos a partir de consignas dadas o de frases propuestas.

n     Escritura de poemas según diversos tópicos: el adiós, el reencuentro, el amor, etc.

n     Ensayos de caligramas.

n     Corrección sucesiva de borradores.

n     Armado y entrega de la versión final, (selección previa en caso de que haya más de un poema por alumno).

n     Ilustración de poemas.

n     Armado del libro .

 

 

Materiales

 

Se necesitarán hojas, lapiceras, cassettes, pinturas y papel de dibujo (según la técnica elegida).

 

Tiempo

 

 Tomaremos aproximadamente un mes y medio, durante el tercer trimestre.

 

 

 Reflexión sobre la implementación del proyecto

 

 El proceso de escritura

 

Los objetivos y metas propuestos para el proyecto, en general, se cumplieron. Cada alumno logró más de un poema original, que respondiera a los temas planteados.

En ambos grupos se logró un lindo clima de trabajo, distendido y despreocupado, sin atender demasiado a la situación de una clase de lengua. Para lograr esta calidez se intentó desestructurar la clase típica, permitiendo algunos días crear en las condiciones cómodas en las que uno lo haría en su casa, por ejemplo, compartiendo unas galletitas o un refrigerio, o escuchando música suavemente.

Por supuesto que no estaba permitido quebrar las pautas de convivencia acordadas a principios de año  pero,

 ( teniendo en cuenta que se buscaba lograr un ambiente propicio para la exteriorización del mundo  interior de cada uno, para poder crear poesía lo más genuina y sincera posible, y para no sentirse observados o calificados por la profesora), se facilitó el clima informal y se propició la buena convivencia y la solidaridad.

Los alumnos se asombraban al descubrir “lados ocultos” de sus compañeros o amigos, ideas fuertes, rebeldías potentes que tal vez nunca se hubieran atrevido a revelar ante tantas personas. Hubo quienes escribieron sobre su hermano preso, o quienes reclamaron de sus padres la falta de amor.

El taller de poesía - entonces - sirvió como medio para descargar sentimientos, dolores y miedos fuertemente arraigados, que pudieron ser liberados al plasmarse en un papel.

Fue gratificante comprobar el asombro de los chicos al conocer las producciones de sus compañeros (y mi propio asombro al constatar que alumnos que no sobresalían crearon las más bellas y sentidas obras). Se respiraba en los encuentros una comunión solidaria, de respeto y camaradería mutuos, que tornaba muy agradables las horas.

Algunas actividades las realizamos al aire libre, previa autorización de la dirección de la Escuela. Pensamos que el aire y el calorcito podrían despertar a las musas inspiradoras y compusimos algunas partes de nuestros poemas en el patio. Allí nacieron, p. ej., las personificaciones. Cada alumno llevó un objeto muy querido y preciado: así,  se paseaban  ositos de peluche,  remeras viejas con la clásica lengua de los Rolling Stones, cadenitas, cassettes  y cartas de amor. La actividad consistía en imaginar que el objeto amado cobraba vida y nos confesaba sus sentimientos y pensamientos; luego, había que escribir esa confesión. De esta manera, creábamos personificaciones.

¿ Por qué uso la primera persona plural?… Es que yo también formaba parte de las actividades. Si bien solía componer poesía en mi adolescencia, nunca lo había intentado con  propuestas de trabajo como éstas, así que consideré que no era adecuado ni sincero exigir tareas que yo jamás hubiera ensayado. Además, ellos se sentían motivados al ver que la profesora también se sentaba en el piso del patio e intentaba escribir.

Para escribir los poemas, seleccionamos tres temas: “el siglo XXI”, “nuestros reclamos” y  “amor”. Para este último tema, tomamos como punto de partida a nuestra inspiración algunos buenos versos de poetas como Pablo Neruda o Alfonsina  Storni;  versos que, en muchos  casos, el alumno incluyó en su producción.  En los poemas no se exigió rima ni métrica determinada, sí coherencia y adecuación al tema. Se trabajó con recursos tales como imágenes sensoriales, metáforas y comparaciones, para que pudieran ser utilizados en la expresión poética. Cada alumno debió reescribir varias veces sus creaciones, ya sea con el fin de pulir el vocabulario, de construir un lenguaje más poético, de no repetirse innecesariamente, etc.

Además de la clásica estructura de los poemas, se incluyó una estructura vanguardista, que conformó un apartado especial en los libros: el caligrama. Se leyeron y analizaron caligramas de Guillaume Apollinaire, ( desde luego, previo a la ejecución del proyecto, se habían leído y analizado poemas de diversas tendencias, temas y autores), y se propuso la creación de caligramas grupales. Fue una linda actividad.

 

El libro

 

Cada curso logró un bello libro de poemas. El libro de 9* “A” se titula: “Poemas para reflexionar” ( decisión que implicó varias discusiones y desacuerdos entre los “poetas”); y el de 9* “B” : “Poemas de ángeles y demonios” (título éste que describe perfectamente a esas criaturas contradictorias y deliciosas que tuve por alumnos).

Sin embargo, aquí no termina todo. Todo libro que se precie debe tener un prólogo, breves datos biográficos de su autor  y un diseño de tapa. Como quería darles la sorpresa de incluir una foto que había tomado de cada curso en la tapa, propuse ayudarlos y realizar la misma en casa, idea que fue aceptada de inmediato por los dos grupos.

En cuanto al prólogo, un grupo de alumnos de cada curso que ya había cumplido con todos los trabajos requeridos, redactó el borrador y luego se leyó ante el resto para su aprobación.

Con las biografías se nos complicaba el trabajo, debido a la cantidad de escritores. Entonces, cada chico escribió los datos que considerara más relevantes sobre su vida y, luego de mi supervisión, quedaron de esa manera conformadas las autobiografías. Ambos grupos acordaron presentarlas en orden alfabético, pero 9* “B” quiso que se comenzara por las damas, mientras que el otro 9* optó por el orden de la lista de asistencia.

 

El curso 9* “A” poseía profesora de plástica. Se me ocurrió que unas lindas ilustraciones podían completar muy bien el libro, así que pedimos su colaboración. En seguida se pusieron manos a la obra y lograron unos hermosos dibujos de sus propios poemas. La fotocopia de los mismos fue incluida en el ejemplar, (puesto que el original se preparó para una Exposición).

Una vez armadas todas las partes de los libros, la profesora ( ¡ pobre bolsillo!) se hizo cargo del anillado.

 

El destino de los ejemplares era obsequiarlos a la Dirección de la Escuela como recuerdo del paso de los alumnos por la misma, ya que egresarían a fin de año. Por lo tanto se decidió, en ambos casos, que dos alumnos solicitaran a la autoridad de la escuela que subiera al aula, y allí un representante del curso explicó el proyecto e hizo entrega del presente. Recibieron las felicitaciones y agradecimientos que correspondían a su esfuerzo.

 

 

 El segundo encuentro de las artes y las letras

 

Uno de los productos esperados del proyecto era la confección de los paneles para la Muestra de Plástica y Letras que organizaba el Centro de Investigaciones Educativas , a realizarse  los días 7 y 8 de octubre de 1999.

La selección de los trabajos estuvo a mi cargo, según un criterio que privilegiara no sólo la calidad poética del texto logrado, sino también la responsabilidad en los plazos de entrega, el esfuerzo dedicado a las tareas, etc. También yo organicé los paneles y pasé en computadora cada poema, para mejorar su presentación y legibilidad.

Asistimos todos a la Muestra, acompañados por la docente de plástica, y nos alegramos de ver nuestros poemas y dibujos, junto a muchos otros , rindiendo un humilde homenaje al Arte, desde el espacio escolar. También el personal directivo de la institución recorrió la Exposición y los chicos fueron felicitados  nuevamente por la calidad y la presentación de los trabajos.

 

Finalmente, creo que cumplimos con nuestros objetivos. Que nos reconciliamos con nosotros mismos, que nos reconocimos en los demás. Que entendimos que somos falibles, pero que somos   - también - capaces de crecer. Que nos expresamos en un género muy difícil, pero lo hicimos. Y creo que aprendimos. Que ahora sabemos hasta dónde llegan nuestras capacidades y posibilidades. Que todos protagonizamos estos “Poemas para soñar”, cada uno desde su rol. Que, como nos han dicho los integrantes de “La sociedad de los poetas muertos”: “La poesía surge de cosas que contienen una revelación”. Y más aún, que:

“No leemos o escribimos poesía porque es bonita.

Leemos y escribimos poesía porque somos miembros de la

raza humana,

 y la raza humana está llena de

pasión”.

 

 

Aquí se ven (aunque no se lean)  algunos de los caligramas y poemas logrados:

Poemas y caligramas de alumnos de prof. Verónica Wiedrich

 

En la Muestra del distrito, presentando los trabajos de Plástica (con la profesora Mabel) y de Lengua (yo, a la derecha).

Caligramas, poemas y dibujos en una Muestra distrital en Lomas

 

Una "yapa" de Anita, ( que ya terminó el Polimodal).

Una alumna que luego de sus poemas para el proyecto, me regaló este premio (para alimentar mi ego):

 

Carta a la profesora Verónica

 

Hoy, Anita y yo somos amigas...

 

Webmaster: Megoty

Política de Privacidad