Lectura y Escritura

Una pluma azul

 

 

La cogida y la muerte

("A las cinco en punto de la tarde")

Llanto por Ignacio Sánchez Mejías

Federico García Lorca

 

Página principal

 

Sobre el título

 

Personajes

 

Proyectos didácticos

 

Obras literarias

 

Recursos y servicios

 

Links

 

Artículos

 

Agenda

 

Mensajes

 



A las cinco de la tarde.
Eran las cinco en punto de la tarde.
Un niño trajo la blanca sábana
a las cinco de la tarde.
Una espuerta de cal ya prevenida
a las cinco de la tarde.
Lo demás era muerte y sólo muerte
a las cinco de la tarde.

El viento se llevó los algodones
a las cinco de la tarde.
Y el óxido sembró cristal y níquel
a las cinco de la tarde.
Ya luchan la paloma y el leopardo
a las cinco de la tarde.
Y un muslo con un asta desolada
a las cinco de la tarde.
Comenzaron los sones de bordón
a las cinco de la tarde.
Las campanas de arsénico y el humo
a las cinco de la tarde.
En las esquinas grupos de silencio
a las cinco de la tarde.
¡Y el toro solo corazón arriba!
a las cinco de la tarde.
Cuando el sudor de nieve fue llegando
a las cinco de la tarde
cuando la plaza se cubrió de yodo
a las cinco de la tarde,
la muerte puso huevos en la herida
a las cinco de la tarde.
A las cinco de la tarde.
A las cinco en Punto de la tarde.

Un ataúd con ruedas es la cama
a las cinco de la tarde.
Huesos y flautas suenan en su oído
a las cinco de la tarde.
El toro ya mugía por su frente
a las cinco de la tarde.
El cuarto se irisaba de agonía
a las cinco de la tarde.
A lo lejos ya viene la gangrena
a las cinco de la tarde.
Trompa de lirio por las verdes ingles
a las cinco de la tarde.
Las heridas quemaban como soles
a las cinco de la tarde,
y el gentío rompía las ventanas
a las cinco de la tarde.
A las cinco de la tarde.
¡Ay, qué terribles cinco de la tarde!
¡Eran las cinco en todos los relojes!
¡Eran las cinco en sombra de la tarde!

 

 

Biografía de Federico García Lorca: (1898 - 1936) Nacido en Granada, la calidad de su obra, su interesante personalidad y las circunstancias de su muerte lo hicieron reconocido en el mundo entero. Estudió guitarra y piano de la mano de su maestro y amigo Manuel de Falla y también realizó una importante exhibición de dibujos en Barcelona. En 1916 escribió sus primeros poemas, vocación que se impondrá a las demás. Inició estudios de Filosofía y Letras y de Derecho en Granada, y en 1919 se trasladó a Madrid, donde estableció contacto con Juan Ramón Jiménez, Rafael Alberti, Salvador Dalí, Luis Buñuel, etc.

En 1928 publicó Primer romancero gitano (ya había publicado otras obras previamente) y fundó la revista Gallo. De su experiencia de vida en Estados Unidos surgirán luego los poemas de Poeta en Nueva York. A su regreso a España estrenó La zapatera prodigiosa y en 1931 publicó Poema del cante jondo.

En 1933 estrenó Bodas de sangre. Viajó a Argentina, Uruguay y Brasil. En 1934 publicó Yerma, y la muerte de su amigo, el torero Ignacio Sánchez Mejías dio lugar al famoso poema Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (uno de los cuales es La cogida y la muerte, que acabas de leer). Luego, siguió componiendo y publicando. Tras estallar la guerra civil en España, fue detenido por los enemigos de la república y fusilado el 19 de agosto.

 

Webmaster: Megoty

Política de Privacidad