Lectura y Escritura

Una pluma azul

 

 

Noviembre 2011

 

Contar con imágenes II

Un proyecto escolar sobre el libro-álbum

 

Por: Verónica Wiedrich

 

 

Página principal

 

Sobre el título

 

Personajes

 

Proyectos didácticos

 

Obras literarias

 

Recursos y servicios

 

Links

 

Artículos

 

Agenda

 

Mensajes

 

 

 


 

Aquí les presento tres trabajos más,

que no entraron en el video porque

fueron entregados fuera de término,

pero como valoro que los hayan terminado,

quiero compartirlos.

 

Errores de la vida

Un hombre golpeador que se cura y se arrepiente...

 

Proyecto sobre libro-álbum

El  libro-álbum en la escuela

Libro-álbum

 

Lección de vida

Un padre que enseña a su hijo a no ser agresivo con sus compañeros...

 

 

A menudo me asombra comprobar que los chicos

no aceptan las correcciones o sugerencias que los profesores les hacemos.

En varias oportunidades, durante este y otros trabajos,

he señalado puntualmente errores de ortografía, o de otra clase,

que no han corregido.

Les he indicado que escriban más derecho,

que agranden la tipografía

o que recorten con mayor precisión y prolijidad,

pero no lo he logrado.

Me pregunto a qué se debe esta indiferencia por mejorar sus trabajos...

 

A veces, también, les comento a las chicas que es preferible llevar

las uñas limpias sin esmalte,

a llevar un esmalte desprolijo y despintado.

Dicen que sí, pero sus uñas siguen descuidadas.

¿Tendrá que ver todo con lo mismo?

¿Es producto de la educación que reciben en la casa?

¿Es parte de la falta de confianza en sus posibilidades,

de su falta de fe en el futuro,

de su errónea creencia de que más no pueden hacer?...

Me pregunto si somos capaces de descubrir qué nos están queriendo decir

los adolescentes con estas actitudes (y tantas otras)

que muchas veces nos molestan.

Me pregunto si estamos preparados para ayudarlos,

más allá de nuestras áreas...

 

Una alumna calladita y tímida que no trabaja en mis clases

aceptó esta propuesta de libro-álbum después de mucho insistirle.

Dibujaba y yo estaba contenta de que había empezado a hacer algo.

Me acerqué, elogiando sus dibujos,

y le pedí que me contara la historia que había pensado.

"Es una chica solitaria y callada

que no habla con nadie y está siempre sola

y un día decide suicidarse".

Glup!

"Nooo, qué feo final, dijimos que íbamos a hacer historias con finales felices,

dale, inventale otro final, seguro ella se hace amiga de alguien

o entra un chico nuevo a la escuela, se sienta con ella

y se enamoran, dale, hagamos que termine bien"...

Fui al escritorio y a los dos minutos volví a sentarme al lado de ella,

que se largó a llorar, apoyó su cabecita en la mesa

y no quiso contar nada, ni salir del aula para que charlemos,

ni ir a lavarse la cara, nada...

Pero... ¡cuánto!

¡Cuánto me estaba diciendo sin hablar!

Y yo no supe bien qué hacer,

más que comentarlo con las autoridades para instrumentar los medios

para prestarle más atención. Porque es un llamado de atención,

sin dudas, un silencioso llamado de atención.

Ella no entregó su trabajo

y volvió a su inactividad,

llena de ausencias, como siempre.

 

...

 

Y si atendemos a las historias que han contado,

cuánto para analizar, para reflexionar...

Historias de violencia que, en unos casos, terminan con la visita al psicólogo

quien, como un mago de las relaciones y las conductas,

hace que el agresor pida perdón y todo se solucione.

Otras, que terminan con la escena de violencia,

como si no hubiera arreglo.

Otras, en cambio, en las que las víctimas se alejan

e incluso, en un caso, ¡se sienten felices de estar en una "casa hogar"!

Algunas historias de amor perfectas: se conocen, se enamoran, se casan, tienen hijos.

Los sueños de las chicas expresados allí...

Alguna historia de amistad duradera,

rescatando el valor de los amigos.

¡Tanto para "ver" en estos trabajos!

 

¡Y el vocabulario elegido para algunos personajes!,

tan a la moda de las series que nos llegan de afuera,

traducidas en ese lenguaje neutro espantoso e irreal...

 

...

 

La caligrafía, los trazos en los dibujos,

la utilización de diferentes materiales,

la capacidad para inventar historias con sentido completo,

la presentación de los trabajos siguiendo las pautas dadas

son aspectos mejorables,

cuyo aprendizaje debiera estimularse desde la escolaridad primaria,

ejercitándolos más en cada ciclo, proponiendo más lecturas

y más tareas de creación personal,

para que cuando los chicos tengan 14, 15 y 16 años

dominen mejor las técnicas, dispongan de un vocabulario más completo, 

y entonces confíen en sus habilidades,

sintiéndose capaces de realizar actividades

de manera menos rudimentaria y más creativa.

 

 

La casa hogar

Una familia que huye del maltrato hacia la casa hogar...

 

Trabajos sobre libro-álbum

 

Volver a Contar con Imágenes (el libro-álbum)

 

Webmaster: Megoty

Política de Privacidad

Los derechos de los textos (literarios, didácticos, etc.) y de las fotos que aparecen en el sitio pertenecen a cada autor.